Desagrado en las texturas de alimentos



La dificultad para la alimentación es una causa frecuente de visita al pediatra y de las primeras causas de angustia en los padres, puede ser por varias causas.


Hay que ver:

- Que tu hijo no tenga algún problema orgánico. (Una condición médica que requiera algún tratamiento específico). Por ejemplo Enfermedad por reflujo gastroesofágico, dolor al tragar, enfermedades genéticas, etc.

- Si no existe ningún problema orgánico, entonces puede tener una aversión o desagrado a las texturas de los alimentos. Esto es el rechazo a ciertos alimentos, relacionados con texturas, temperaturas y olores, así como el rechazo a alimentos nuevos.


Como manejarlo:

- Ofrecer al niño presentaciones sencillas de comida, fáciles de ver y de tocar, así la aceptarán mejor.

- El niño debe de poder tocar la comida, esto favorecerá la conexión con ella y la aceptará de mejor manera.

- Las texturas se deberán ir eligiendo de acuerdo a la edad del niño. Entre más pequeños la consistencia debe ser más suave y conforme pasa el tiempo se ofrecen texturas mas duras y crujientes.


Tip:


1. Establece un ambiente tranquilo y positivo a la hora de la comida.

Muchas veces, el estrés de los padres ante esta situación provoca angustia y esto perpetua el rechazo a la alimentación.



2. Pon horarios para la alimentación y da una estructura a la hora de la comida y ofrece un tiempo para comer.

Si el niño no quiere comer que no coma, sin embargo no hay que darle alimentos entre comidas. Muchas veces nos sentimos mal como padres porque no comió y le ofrecemos galletas o alimentos no adecuados entre comidas y esto satisface las necesidades energéticas y no comerá los alimentos saludables que necesitan. No le des premios por comer bien o mal.

En cuanto al tiempo por ejemplo 30 minutos, si pasado este tiempo no comió, retira su plato y no le ofrezcas más comida hasta la colación.


3. Es importante comer en familia para modelar la alimentación.

Los niños copian las actitudes de los padres y si un padre no come verdura, el niño tampoco lo hará.



4. Evita el exceso de atención.

En ocasiones utilizan el no comer para manipular al cuidador.



5. Estimula su independencia a la hora de comer

Permite al niño decidir cuánto comer. No lo obligues a comer demasiado.



6. No lo interrumpan mientras come.

El tiempo de comida es solo para eso. Quita distracciones como televisión, celulares, tabletas, etc.


7. No le des leche u otro tipo de líquidos antes o durante la comida.

Les pueden quitar el hambre y no comerán.


8. Cambia la forma de presentación si no les gusta la consistencia o textura.

Trata de hacer un platillo con el mismo alimento pero en diferente forma. Esto te ayudará (Te voy a dar recetas pronto).



En caso de que tu hijo a pesar de esto, siga sin aceptar ciertos tipos de texturas, es importante comentarlo con tu pediatra, ya que requiere de una valoración más especializada.

141 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo